27 oct. 2001

I. ...Distorsionan sus propias enseñanzas...

I. ...Distorsionan sus propias enseñanzas...  

Generalmente los domingos cuando salgo a caminar en las noches y obligadamente paso por una iglesia de mi barrio, suelo ser espectador de un rito que siempre causó curiosidad en mí, pues no tenía idea de sus orígenes, ni de la forma como se instituyó, y que, en la actualidad, a mi entender, es solo el simbolismo de una costumbre de la cual se ha olvidado su finalidad. La Misa es un ritual católico, que se diferencia de otros tipos de celebraciones o ceremonias cristianas, en que su finalidad consiste en otorgar a los presentes el sacramento (instituido, dicen ellos, por Jesús “el cristo”, es decir el ungido) de La Eucaristía. Este sacramento, bastante simbólico y especial, consiste básicamente en repartir en los creyentes una ostia (o pan consagrado) y vino en un cáliz. Estos representarían el cuerpo y sangre de Jesús. El punto es... ¿Por qué es tan importante para este rito la celebración de este sacramento? ¿Qué de especial tienen el cuerpo y sangre del Señor? Dice la Iglesia Católica que Jesús ordenó la institución de este sacramento al decir “Esto es mi cuerpo, que es entregado por ustedes. Hagan esto en memoria mía” (ver el Evangelio de Lucas cap. 22, vers. 19), y que cada vez que se celebra misa, Jesús es sacrificado, aunque sostienen que en realidad no muere, y que el sacrificio es incruento, a diferencia del sacrificio en el Gólgota, que fue cruento. 


La Misa es, en esencia, la renovación del sacrificio en el Calvario, la inmolación incruenta del cuerpo y sangre de Cristo. Pero es muy diferente celebrar un acontecimiento, que volver a repetir la ceremonia. Y según la misma Biblia (ver Hebreos cap. 9, vers. 25-26), Cristo no tuvo que “ofrecerse a sí mismo repetidas veces [...]. Sino que se ha manifestado [...] mediante su sacrificio”. Es decir el libro en el que ellos basan sus enseñanzas, contradice sus acciones. 


Ya The Catholic Encyclopedia (edición de 1913) dice: “La fuente principal de nuestra doctrina [...] es la tradición, que desde antaño afirma el valor impetratorio del Sacrificio de la Misa”. Es decir, a modo de conclusión: la Misa católica se basa sobretodo en una tradición cuyo fin principal y original, no fue el de celebrar el sacrificio de su redentor, sino el de instituir un sacramento en el cual el creyente se sintiera obligado a repetir, siendo presionado a seguir formando parte de su nutrida congregación. Como verán, un juego sucio que tuvo muy buenos resultados. Muy buenos ($$$). 

...Debellare Superbos (Vencer a quienes ejerzan el poder)

...Debellare Superbos (Vencer a quienes ejerzan el poder)
EXPULSIÓN DE LOS CATAROS

Empezaré con una simple pregunta: ¿Cuál es el sustento de esta disconformidad ante la Iglesia Apostólica Romana? (Mejor conocida como Iglesia Católica). Una respuesta (interrogativa, rápida y sencilla) es: ¿Qué autoridad moral pueden tener sobre nosotros quienes persiguieron y mandaron a la muerte a miles de personas por el hecho de profesar credos diferentes? Y es que en su ‘manifiesto divino’ están prohibidos el asesinato, la promiscuidad, la mentira y otros. Y ni siquiera ellos pudieron cumplirlos, empezando desde los papas hasta los padres del medioevo. La Iglesia actualmente ayuda indiscutiblemente en muchas obras de caridad, promueve altruistas valores morales (¡!), fomenta la educación e instrucción juvenil, la lucha contra las drogas, etc. Pero esto no es más que un gran telón (uno muy grande diría yo) que esconde una realidad totalmente diferente. Realidad que está fuera de mi percepción lamentablemente, podría lanzar mil conjeturas acerca de las diferentes actividades de ellos y los objetivos que realmente persiguen. Pero existen metas de ellos que si son claras: el acabar con los credos y sectas pequeños, y aliarse con las grandes religiones monoteístas (entiéndase Budistas, Mahometanos, y otros). El fin que persiguen con esto es difícil de definir, puesto que ni los mismos padres, curas u obispos comunes lo saben, pues ellos están sometidos ciegamente a su sistema. Es más, el fin de estas metas está escondido en la dirección, ubicada en Roma, en la Ciudad enclave del Vaticano, bastión del papa y de su doctrina carente de fundamento. Y suelo preguntarme si realmente es el papa el gestor de toda esta maquinaria, o es él un simple instrumento, una marioneta, un engranaje al servicio de quienes creo son las verdaderas mentes detrás de todo esto: el Sacro Colegio Cardenalicio, quienes se reúnen a la muerte de cada papa, en los famosos cónclaves, para escoger nuevamente al nuevo jefe máximo (de ellos, quiero decir). Es decir son arzobispos y cardenales quienes conocen los fines secretos de la Iglesia, mucho mas misteriosos que su famoso ‘Misterio de la Santísima Trinidad’.

Bajo el supuesto que desconociera la historia de ellos, yo podría respetar a esta institución (es un decir) si su doctrina sólo se basara en la interpretación de la Biblia. Pero también se fundamenta en la tradición religiosa, en la infalibilidad papal, en los concilios, en los padres de la Iglesia (sobretodo en san Agustín de Hipona y santo Tomás de Aquino), en la administración de la ‘gracia divina’ mediante sacramentos dudosamente instituidos en ‘su’ libro, en el culto a la Virgen, a los santos e imágenes. E históricamente también se basó en el total desacato de sus ‘Tablas de la ley’. Si no ¿Por Qué creen entonces que la Iglesia tuvo en sus casi dos milenios de historia numerosos conflictos internos, cismas y conatos de herejía? ¿Fueron acaso los primeros herejes (montanistas, arrianistas), Miguel Cerulario (Cisma de 1054), los herejes del siglo XII (cátaros, husitas, albigenses), Lutero, Calvino y Knox tan estúpidos como para enfrentarse a la Iglesia, porque se les ocurrió que así se ganarían siquiera un pequeño espacio en la historia, a sabiendas de que sus vidas corrían peligros, ya que tenían todo el poder en su contra? No, ellos no lo hicieron por fama. Lo hicieron por convicción y se enfrentaron a ella, disconformes con su proceder. Y a pesar que no concuerdo mucho con ellos (sobretodo con los dogmas que reformularon, con los cuales solo formaron más Iglesias Protestantes), concuerdo en el hecho de que hay que estar en la ofensiva... Pero no de una manera rudimentaria, (como parecen plantear en sus líricas muchas bandas que supuestamente tocan Black Metal, pero que no profesan esas ideas con el mismo ahínco), sino de una forma inteligente, planificada, estratégica. ¿Son realmente efectivas la quema de Iglesias, el asesinato de curas o una paliza a un par de católicos? Aparte del mero simbolismo de nuestro desprecio a esta pseudo institución, no ayuda en mucho, salvo como complemento o la satisfacción personal que brinda el realizar un acto extremo, pero que no tiene un fin concreto. Es sólo eso, hechos aislados, sin relevancia alguna. Pienso que muchas acciones claves tienen que ser tomadas, las cuales tienen que ir directamente al motor del sistema, pero de forma organizada. Y la primera acción es la difusión, la toma de conciencia de lo que significa ser parte de este sistema, inmerso en la corrupción y degradación moral que provocan inevitablemente las centurias de mentiras y opresión en las que nos hicieron vivir. Las demás acciones vendrán solas, por su propio peso. Si usted se encuentra de acuerdo con lo escrito, enhorabuena, sería gratificante saber que no se deja engañar. Si no lo está, sería provechoso discutirlo. Si le repugna lo que lee, pues púdrase con la iglesia y los demás de su calaña, y no vuelva a adquirir este manifiesto de muerte.

Sobre Por Qué Abyssus se mantuvo oculto tanto tiempo...

Sobre Por Qué Abyssus se mantuvo oculto tanto tiempo...


Más de tres años han transcurrido desde la primera carta respondida... En diciembre de 1998 A. V. ya estaba listo para ser impreso ABYSSUS (versión en inglés, siendo totalmente traducida al Español, y por lo tanto hubo muchos cambios en el diseño de páginas), y nos enfrentamos a un fuerte problema... faltaba dinero para empezar a imprimir... Decidí esperar hasta conseguir trabajo... cuando lo obtuve llamé a mi amigo de la imprenta y le dije que ya podía empezar a imprimir, pero el se encontraba falto de tiempo, así que le dio el trabajo a un tercero, y ahí fue cuando faltó mas dinero... esperamos hasta octubre de 1999 A. V., cuando obtuve dinero, pero este tipo, pensando que ya no íbamos a sacar el material, se deshizo de las hojas impresas, atrasándonos el trabajo... Fue cuando pedimos las placas, y le di un dinero a mi amigo para que el lo terminara de imprimir... Nuevamente mi principal enemigo fue la falta de tiempo de él, por lo cual es a principios del 2000 A. V. en el cual sale éste primer número... ¿Habrá un segundo número? Mis otras actividades parecen no desearlo, pero me mantendré obstinado, pues deseo que este proyecto se mantenga siempre perenne. Dejo estas líneas a modo de disculpa y explicación a algunos amigos, en especial a aquellos que veo ocasionalmente, como Noizer, Toñin, Fernán Nébiros, Carlos Hidalgo, Nímer Gómez, Rotten Brain, Lord Levifer y AVENGER, quienes siempre me preguntan por el dichoso fanzine.

Antes de comenzar el primer número tenía ya claramente definido lo que quería para este manifiesto: Total Insanía Death Black Metal, bandas extremas, profanas y malévolas existentes, y que realmente tengan algo que decir. No descarté entrevistar alguna banda de otro estilo, pero, eso sí, que merezca mi respeto, que sea pesada y se ajuste a mis gustos musicales. Si debo hacer una autocrítica a éste primer número sería indiscutiblemente la falta de profundidad en muchas entrevistas (especialmente en la Sección “Muerte y Devastación”, prácticamente conformada por bandas Death Metal), no por culpa de las bandas, sino por mi inexperiencia, con muchas preguntas comunes y, por ende, aburridas. Aún así pienso que es un número relativamente aceptable. Se podrá insinuar que algunos artículos podrían estar fuera de contexto, que no tienen nada que ver con lo que es música, que intento presumir de anticatólico, y un par de cosas más por ahí. Adelantándome a esto, aclararé que la música mucho tiene que ver con la propagación de nuestras ideas. No por gusto los temas se fundamentan en las líricas, las cuales deberían mostrar la ideología, patrones de vida o comportamiento de las bandas. De esta forma un fanzine es también un medio de expresión, un púlpito en el cual se juega a ser dios, y del cual no siempre vas a ser acogido con regocijo o agrado. Es por eso que opino que estos artículos no están fuera de contexto, tienen mucho que ver con mi música, y sólo intento expresar mi opinión, no implantársela a la gente por la fuerza.

En el segundo manifiesto, las cosas probablemente cambien de forma, pero no de fondo. No sólo entrevistaré las bandas que más me agraden. Incluiré muchos más artículos e intentaré entrevistar a personajes que yo crea que puedan aportar un grano de arena al fanzine, y no a ciertos desvergonzados que desde 1998 A. V. sólo se han dedicado dejar mal parado el concepto de lo que es ser parte de este ambiente, en programas televisivos. A veces pienso en como se habrán muerto de vergüenza ustedes amigos que se encontraban en sus casas y sintonizaron aquella degradación. Si la escena fuera extrema en estos lares, no habrían quedado ni las uñas de estos payasos, que lo único que hacen es traer por los suelos la imagen del profano culto Black Death Metal. Deseo llegar a concretar estas entrevistas para el segundo número, que espero salga en el primer semestre del 2001 A. V., aunque quien podría saberlo, a este paso, quizá en el 2020. Ahora sólo deseo dejar constancia que, para mí, Black Metal y Death Metal significan pesadez, extremidad, malevolencia, oscuridad, brutalidad y enfermedad, no ‘Reality Shows’ o “Somos”..